Fiesta de la Artesanía: «Un mundo en miniatura»

Esta Fiesta Nacional, tiene como oficio motivador al Juguete, para lo cual se dispuso una carpa en la que se encuentran los mejores exponentes de estos elementos, que atraen tanto a chicos como a grandes, como es el caso del artesano Carlos Balma, quien llega de Laprida (prov. de Buenos Aires) para compartir sus piezas.
En su stand se pueden observar máquinas agrícolas (cosechadoras, trilladoras), camiones, autos de carrera como el de Guillermo Ortelli o autos de colección como una F-100 o el famoso y popular “Rastrojero”.
“Empecé a los 8 años, armando mis propios juguetes y fue algo que continué el resto de mi vida. A los 14 años empecé a trabajar y me alejé de la construcción de estos elementos pero luego retomé y hace 25 años que trabajo realizando estos modelos” se refirió Carlos.
Las escalas varían, por ejemplo los autos de carrera están al 10% y la maquinaria al 0.9 o 0.6. Las piezas las realiza con distintos materiales, como madera, chapa, fibra de vidrio, las que muchas son reciclados, como el chasis del Scania, que antiguamente era parte de un lavarropas. Confeccionar estos trabajos también le demanda distinto tiempo, dependiendo las formas. “Las cosechadoras un tiempo de dos meses. Los autos ocho días y las camionetas doce” explicó Balma.
Es la primera vez que llega a la Fiesta a través de la Selectiva que se realizó en esa localidad de la provincia de Buenos Aires a mediados del año pasado.
En este año del juguete, el stand de Carlos, se torna una parada casi obligatoria, para admirar el esfuerzo y el arte para confeccionar estas piezas que nos retrotraen a nuestra infancia o generan placer verlas y coleccionarlas.

Comentarios