Investigan si fue intencional el gran incendio generado en el basural de Colón

El fiscal Juan Carlos Benítez tiene a su cargo la investigación por el incendio del basural de Colón. «El lunes iniciamos actuaciones de oficio junto a la Policía, luego de que me comunicaran telefónicamente la ocurrencia del hecho, y por la tarde estuve en el lugar. Di intervención en forma preventiva a Criminalística para que filmaran y tomaran placas fotográficas, en la medida de las posibilidades», explicó a «El Entre Ríos».

«También di intervención a los peritos de Bomberos Voluntarios de Concepción del Uruguay, quienes tratarán de determinar si hubo o no intencionalidad en esto, pero no intervendrán hasta que el incendio no esté apagado, ya que es imposible ingresar. Al menos hasta el momento no me han comunicado que lo hayan podido hacer», agregó.

En cuanto a los pasos a seguir en la investigación, «lo primero que debemos determinar es si estamos en presencia de un delito. Hay fuego, pero se está quemando basura. Para que hablemos de un estrago, se deberá determinar que estuvieron en riesgo la vida o los bienes de alguna persona. Eso quedará supeditado a las planimetrías que haya y que los bomberos nos puedan decir si eso existió o no. En determinadas circunstancias, la contaminación ambiental también puede llegar a ser un delito, pero todavía estamos lejos de poder calificar la conducta, determinar la intencionalidad y saber quién lo hizo», dijo.

Al ser consultado sobre si desde el Poder Ejecutivo Municipal se había presentado algún recurso, el fiscal de la causa respondió: «no formalmente, salvo que hayan dejado algo durante la mañana. Pero hasta el momento los empleados no me han dicho nada. Un concejal me llamó desde la municipalidad diciéndome que tenían intenciones de hacer una denuncia. Le dije que se cruzaran a la Jefatura y la hicieran, pero yo no le veía sentido, ya que las actuaciones estaban iniciadas de oficio. Después, si pueden presentar algún escrito aportando algún elemento útil para la investigación, será bienvenido».

En otro orden de cosas, Benítez indicó que -si bien aún nadie declaró en la causa ni han sido citados testigos- «mandé a la gente de Investigaciones a hablar con los vecinos. Sé que mantuvieron entrevistas con personas del barrio, pero todavía no recibí los informes. La cuestión será determinar qué sabe la gente y si eso que sabe es útil, porque una cosa es el ‘yo vi’, y otra el ‘a mí me contaron’, que no sirve como testimonio. Ser testigo implica haber percibido lo que estoy contando por alguno de mis cinco sentidos. Después la cosa es que quieran venir acá a contarlo, no por las redes sociales que no van a resolverle los problemas a nadie. Pasa a ser una cuestión jurídica que debe resolverse en los tribunales a través de un proceso de investigación», afirmó.

«Necesito saber qué pasó, a ver si la cercanía de las casas con los focos ígneos, para saber si pusieron en riesgo una vivienda o la vida de alguna persona. Más allá de que sé por los informes de la Policía que permanentemente hay gente intoxicada que ingresa al hospital», agregó el Benítez. En cuanto al delito de estrago, el letrado explica que «está previsto en el artículo 186º del Código Penal y tiene una pena que va de 3 a 10 años. La pena más grave, cuando ocurre una muerte, va de 8 a 20 años».

Reunión en la madrugada
Luego de interminables horas de trabajo, los bomberos voluntarios habían logrado extinguir las llamas. Sin embargo, al cierre de la edición impresa de El Entre Ríos se había reavidado con varios focos, llegando el humo nuevamente a varios sectores de la ciudad. El secretario de Obras y Servicios Públicos, Mariano Rebord (hijo) se hizo presente en el lugar. Pasada la 1 de la madrugada, junto a personal de bomberos, se reunió con los vecinos.

La solidaridad de la gente
Desde el mismo lunes, Cáritas Colón se acercó al Barrio San Francisco para asistir a bomberos con agua mineral y a los vecinos recorriendo el barrio, especialmente acompañando a quienes se resistían a abandonar el lugar.

El trabajo de Cáritas en el lugar es previo a este hecho, y tiene que ver con las necesidades que detectan en el barrio.

Lo que más necesitan en este momento es leche, azúcar y yerba. Quienes deseen colaborar, pueden acercar los alimentos a la sede de Cáritas, ubicada en calle Urquiza o en la secretaría parroquial.

 

Fuente: «El Entre Ríos»

 

Comentarios