Picadas en la ruta: secuestraron una moto

Desde la Jefatura Departamental de Colón advierten que fue incorporado como delito, la conducta de practicar competencias de velocidad o destreza con un vehículo automotor, poniendo en riesgo la vida o la integridad de una o más personas.

Desde la Jefatura Departamental de Colón se informó que en la noche pasada se iniciaron actuaciones simples para establecer procedencia y propiedad de una moto, Yamaha YBR, con estado actual sin registrar, rodado que fuera formalmente secuestrado por personal policial, momentos posteriores a ser abandonada por un joven que se dio a la fuga ante la presencia de los funcionarios actuantes. Los efectivos tuvieron que intervenir a raíz de constatar la participación de varios jóvenes a bordo de motocicletas, los que partieron raudamente con dirección a la Autovía Gervasio Artigas y su intersección con Ruta 135, con claras intenciones de realizar las llamadas «picadas», que prácticamente se repiten cada fin de semana.

En ese sentido, desde el Comando Superior de esta Jefatura se advierte sobre lo estipulado en el artículo 193 bis del Código Penal Argentino, que mediante Ley 26.362 fue incorporado como delito, la conducta de practicar competencias de velocidad o destreza con un vehículo automotor, poniendo en riesgo la vida o la integridad de una o más personas. Este accionar está tipificado como un delito contra la seguridad de los medios de transporte, siendo reprimido con prisión de seis meses a 3 años e inhabilitación especial para conducir por el doble del tiempo de la condena, de comprobarse que el conductor que creare una situación de peligro para la vida o la integridad física de las personas, mediante la participación en una prueba de velocidad o de destreza con un vehículo automotor, realizada sin la debida autorización de la autoridad competente. La misma pena se aplicará a quien organizare o promocionare la conducta prevista en el presente artículo, y a quien posibilitare su realización por un tercero mediante la entrega de un vehículo de su propiedad o confiado a su custodia, sabiendo que será utilizado para ese fin.

Se encarece la colaboración de toda la comunidad, quienes al momento de advertir o detectar este tipo de conductas gravísimas para la seguridad vial, se comuniquen de forma inmediata con la jefatura departamental o cualquier dependencia policial.

Comentarios