¿Qué contratar para una traducción, a una empresa o a un freelancer?

La globalización en la actualidad ha facilitado el intercambio de servicios y bienes a través de muchos países a una escala nunca antes vista, y por ello muchas compañías y personas se han visto en la necesidad de contratar servicios de traducción para poder comunicarse con sus familiares, amistades, conocidos  y clientes. Como resultado de esta necesidad de comunicación, se han establecido muchas empresas y traductores en el mercado, pero ambos (los traductores y las empresas de traducción) tienen sus diferencias al ofrecer sus servicios.

¿Cuál es la diferencia entre contratar a un traductor o una empresa?

Una de las diferencias más importantes suele ser el costo del servicio a contratar pues las empresas tienen más costos operativos que deben solventar a la hora de ofrecer un servicio, por ejemplo: alquiler, costos de electricidad, gastos publicitarios, etc., y estos los suman a sus servicios, pero como las empresas de traducción tienen mucho más clientes que un freelancer, los gastos los complementan con la cantidad de clientes que satisfacen con sus servicios, y así el costo de contratar a una empresa de traducción es tan solo un 25% mayor en promedio según nuestras investigaciones.

Certificaciones

Tanto un traductor capacitado como una empresa de traducción profesional debe tener en su haber diversas certificaciones para garantizar  la calidad de su trabajo. Ciertamente hay excepciones a esta regla, pues en países poco desarrollados se les dificulta a muchos freelancers conseguir las certificaciones, en cualquier caso las certificaciones que deben tener son: la aprobación de la Asociación Americana de Traducción (ATA, por sus siglas en inglés), y de las pruebas TOEFL, IBT, IELTS, aprobar los niveles B1, B2, C1 y C2, ya que estos niveles de compresión son válidos para cualquier idioma hablado en Europa y América. Claro está, la aprobación de todos ellos no son requeridos para determinar la calidad del servicio de traducción a contratar, pues son elaborados para comprobar el nivel de entendimiento en diversas regiones del mundo, puesto que existen ligeros cambios tanto en la escritura como en la interpretación en las diversas culturas.

Disponibilidad y Calidad

La disponibilidad de contratar un servicio a cualquier hora del día y en cualquier lugar del mundo tiene su valor, y en este ámbito tanto los freelancers cómo las empresas de traducción son excelentes, pues generalmente están dispuestos a aceptar cualquier cantidad de trabajo y a realizarlo en tiempo récord. Más aún las empresas por tener personal contratado y subcontratado. Evidentemente mientras más exigente sea el servicio, más sobrecargo podría haber. Está claro que las empresas de traducción en la mayoría de los casos realizan un trabajo de mejor calidad que un freelancer, pero al final la última palabra la tiene el consumidor, y es que si se quiere un trabajo que no cueste mucho al bolsillo pero sin garantía de calidad, es mejor contratar a un freelancer, pero si se quiere obtener un excelente resultado en la traducción, es mejor contratar a una empresa seria y con personal certificado.

Comentarios